Realizaron Conversatorio

Hermosillo, Sonora.- Mujeres que bailando se rompen los huesos, que recitan y cantan solas, que investigan y luego escriben, que agarran los pinceles, el vestuario y luego actúan. Mujeres que aprenden más, se profesionalizan, crean, coinciden, deciden, luchan, disfrutan, sufren, viven el arte. Y lo comparten.

Raquel Padilla, Jossie Robles, Evoé Sotelo, Ethel Cooke, Inés Martínez de Castro, Adria Peña y Mónica Luna como moderadora, mujeres de amplia trayectoria y experiencia en el territorio de las artes y la cultura, compartieron su experiencia personal y profesional en el conversatorio "Retos de la Mujer en la Cultura", a propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, en la Sala de Arte del Instituto Sonorense de Cultura.

En la conversación, los temas fueron muchos. Por su parte, la actriz Adria Peña externó su preocupación por “romper las barreras que algunas fracciones sociales insisten en levantar, que generalmente provienen de una formación machista o religiosa. Ante esto, propongo decir la verdad, no guardar silencio”.

 

Las instrucciones: tomar el cuerpo, la música, las gubias, el barro y levantar la voz para exigir y denunciar de la manera que las artistas saben hacerlo, unidas además a otras voces que también son cultura en pos de lo justo, de la equidad.

Inés Martínez de Castro, poeta, aseveró: “impedir el acceso de las mujeres al ámbito de las artes y la cultura es también una forma de violencia social, por esto, una de mis luchas como activista feminista ha sido precisamente formar y acompañar a víctimas de violencia”.

La investigadora Raquel Padilla manifestó que “las mujeres estamos aquí para escribir la historia, ser las propias escritoras de nuestra historia; no permitir nunca más que alguien más venga a escribir nuestra historia, ni que nadie venga a colgarse de ella para escribir la suya”.

“¿En qué etapa estamos en Sonora, en México? –se preguntó la comunicadora Jossie Robles– “en la etapa de hacer crecer mucho más la profesionalización, de encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Respetarnos y no dolernos de las transformaciones, porque cuando aceptamos la diversidad y aceptamos que podemos crear nuevas formas de cultura, obviamente tenemos que romper anteriores formas de cultura y claro que duele, duele romper cosas.

“Las mujeres debemos aprender a construirnos nuestro propio camino, hay que dejar de pedir permiso. Necesitamos salir a apropiarnos de esos espacios, nadie nos lo va a regalar, hay que atreverse, inventar esos espacios, no conformarnos con lo que ya está hecho”, concluyó.

Ethel Cooke, pintora, aconsejó que “debemos aprender un lenguaje que le dé forma a nuestras ideas creativas, conocer el sistema es elemental: hay fondos, fundaciones, muchas oportunidades, pero hay que conocer el lenguaje del sistema para sacarle provecho, para hacerlo trabajar para nosotras. Como mujeres debemos aceptarnos en el poder, debemos conocer los elementos para proceder inteligentemente”.

Entre el público preguntaron: ¿cómo hacer y qué hacer para la generación de públicos que consuman arte, cultura? Y, ¿cómo hacerlo desde la perspectiva de la mujer?

A lo que Evoé Sotelo, bailarina y coreógrafa, respondió: “es un tema que me saca ronchas. Yo tengo una especialización en gestión cultural y políticas culturales; no es nada, es un papel basura, no sirve de nada, porque lo que hay que hacer para generar públicos es cambiar el sistema educativo”.

Y continuó: “Son esfuerzos inútiles, absurdos, no vamos a llegar a ninguna parte, porque todos los sexenios se tira dinero a la basura en esto de generar públicos. No se van a generar públicos si nuestro sistema educativo no cambia, los públicos se generan porque en los inicios de la educación del niño o la niña, mínimo en los tres primeros niveles educativos (preescolar, primaria, secundaria) hay una sensibilización hacia el arte.

“Se debe incluir dentro del cuerpo general de materias, una materia artística y de sensibilización pero en forma, deben acercar cualquier tipo de manifestación artística para ir generando ese deseo; uno no puede desear algo que no conoce, no puedes desear ir a ver danza, cine, teatro, si no conoces qué son. Los seres humanos podemos replantearnos como individuos más integrales si se replantea la educación, y eso, franca y tristemente lo veo cada vez más lejos”.

Como conclusión, Jossie Robles comenta: “ese mundo nuevo en el que la mujer participa, define, decide está naciendo y el otro mundo que quiere tenerla en otros niveles y en otros estados no termina de morirse. Me revelo al pensar en que solo es un asunto de mujeres; este es un asunto de mujeres y de hombres, tenemos que ir juntos en la misma dirección, y en cualquiera que sea la forma diversa en la que vemos ese mundo”.

Compartir.