Simplemente Claudia

         
         

Gilberto Armenta

El reino de los sátrapas

Claudia Pavlovich Arellano estuvo en una de las colonias más vulnerables de Hermosillo; en la Unión de Ladrilleros.

Quienes ahí viven, han aprendido durante décadas a no esperar nada regalado, aunque lo necesitan todo.

En esa colonia confluyen todo tipo de situaciones sociales, desde la falta de un empleo digno, hasta las adicciones a todo vuelo. También familias disfuncionales y embarazos no deseados.

La deserción escolar es una práctica común, y el narcomenudeo y otras actividades ilícitas llegan a ser el modo de vida más cómodo para muchos.

Pero, como en todas partes, también viven ahí quienes día a día buscan progresar, padres y madres que pese a todo, salen adelante.

Jóvenes que derrotan las estadísticas, y consiguen culminar sus estudios.

Familias completas que no se frustran ante la adversidad, pero que a pesar del esfuerzo, nunca ven completas sus aspiraciones.

A estas familias, a las que no se derrotan con nada, fue a las que la gobernadora Claudia se refirió con sus palabras, cuando les dijo que el tiempo de estar siempre unidos había llegado.

-Un plato de comida compartido, una sonrisa, un abrazo, es lo que muchas veces necesitamos para seguir adelante- les dijo.

Frente a ella, hombres y mujeres curtidos en extenuantes horas de trabajo, con vestimentas que denotaban varios años de uso, la escuchaban con atención.

-Pero yo sé que eso no es suficiente, yo sé lo que es la necesidad, como ustedes, también soy madre de familia, como ustedes, también sé lo que es el sufrimiento- les compartió con una voz que a muchos resulto emocionalmente conmovida.

Luego, se identificó con muchos cuando les dijo que su padre, -el de la gobernadora-, se encontraba en esos momento muy enfermo, pero que a pesar de eso, ella sabía que debía estar ahí, en esa colonia, encabezando el apoyo que estaba a punto de entregar.

-La responsabilidad de todos nosotros no se para por una enfermedad, la lucha es diaria, el esfuerzo es siempre, eso lo sé tanto como cualquiera de ustedes- les confió..

Representantes de más de 800 familias de esa colonia y los alrededores seguían sus palabras con atención.

-Por eso el Roger (Rogelio Díaz Brown, secretario de desarrollo social del estado); el maloro (Manuel I. Acosta, alcalde de Hermosillo); el Ulises (Ulises Cristópulos, diputado federal); la Karina (Karina Zarate, directora del DIF estatal); por eso todos ellos y yo, la Claudia, estamos aquí sin títulos de ninguno, iguales como ustedes, para ayudarlos y para decirles que son la parte más importante de mi gobierno- les aseguró.

Luego, vino la entrega de 227 acciones de gobierno en apoyo a la vivienda, esas acciones representan piso firme, drenaje, habitaciones dignas, y techo en beneficio de 844 familias.

El programa “Unidos por tu Bienestar Vivienda Digna” arrancaba en esa colonia.

Lo importante de toda esta crónica no es precisamente el diálogo que la gobernadora sostuvo con todos ellos, y sin demeritar la acción, tampoco los apoyos que de cualquier manera llegarían a esas familias en necesidad.

Lo notable es el actuar de quien lleva las riendas del estado.

La forma de comunicarse con los gobernados es primordial para quien, en los próximos seis años, terminara por recuperar a Sonora.

No se trata de discursos hechos de tal manera que quien los escucha no los entiende, o peor aún, no se identifica con ellos.

No se trataba de hablarles de números, ni de inversiones, tampoco de hacerles promesas a futuro.

Se trataba de hacerles ver, que pese al cargo que desempeñan, los gobernantes deben estar a nivel de piso con ellos, los gobernados.

El mensaje fue muy claro para los funcionarios estatales que ahí se encontraban.

En adelante, la forma de gobernar al estado, será por obligación en beneficio de los sonorenses, y no en lucimiento de sus nombres completos, ni de sus cargos, y mucho menos, de sus aspiraciones políticas a futuro.

No importa cuál sea el mensaje que se lleve, o el beneficio que se entregue, o la ayuda que se ofrezca, nunca, en adelante, el interés de ellos como funcionarios estará por encima del de los otros, como ciudadanos.

Doscientos veinte siete apoyos de vivienda sirvieron para enseñarle a los sonorenses que más allá de la gubernatura, ella sigue siendo Claudia.

elmensajero.mx TW @mensajero34 FB Elmensajero MX

 

 

Compartir.