Osorio está más relajado, sonríe, y mucho

La tempestad pasó. Juan Carlos Osorio comienza a ver la luz.

El técnico colombiano vivió días difíciles. El viaje a Rusia comenzó de buena manera, sin embargo el final fue abrupto. El Tricolor fue goleado por Alemania y luego perdió el juego por el tercer lugar frente a Portugal. Juan fue el imán de todas las críticas. Esa presión detonó antes de integrarse al equipo que Pompilio Páez se encargó de lustrar. Osorio explotó en el campo, insultó a los árbitros y fue expulsado. Con esa penosa imagen el estratega cafetalero dejó Europa.

 

Su acción tuvo una reacción todavía más fuerte. La FIFA decidió suspenderlo seis partidos. Todo esto ocurrió a un día del arranque de la Copa Oro. Juan Carlos amaneció con la peor noticia que le podían dar.

La sanción cambió el rostro de Osorio, el estratega del Tricolor sin hablar, mostró su rabia y enojo. Él quería estar en la banca junto al plantel. El máximo organismo en el futbol se lo prohibió.

Juan tuvo el mundo encima, la presión externa ya era mucha para él. Sin contar con lo que sucedía en lo futbolístico, Alan Pulido, el jugador  que él consideraba como el hombre gol del plantel dorado volvió a México por lesión.

Osorio aceptó su realidad y ofreció disculpas a todo México por el comportamiento que tuvo en la Copa Confederaciones.

Luego de eso vino el debut del cuadro verde en el certamen áureo, el combinado nacional venció a El Salvador y él pudo respirar. El triunfo frente a la Selecta sirvió para hacer la losa menos pesada. Juan por fin sonrío.

Esa alegría Juan la trasladó a Denver. El estratega nacional se ve más relajado y tranquilo, incluso posó para ESTO. Las palabras prefirió guardarlas para la conferencia previa, pero ya está “mucho mejor”, comentó.

Juan tiene el apoyo y el respaldo de la Federación Mexicana de Futbol, él será el entrenador que dirija al Tricolor en Rusia. Osorio tiene que centrarse en levantar el título del área. La Copa Oro 2017 es su misión.

Compartir.