Mariana Vieyra, la mexicana que empodera a la mujeres a través del arte

La estudiante fue delegada de México durante la Cumbre G(irls)20, reunión que propone soluciones para el avance económico y social de las mujeres de todo el mundo.

En 2014, los líderes de las veinte economías más grandes del mundo, se reunieron en Australia para la Cumbre del G20 donde nació un acuerdo para avanzar en un plan global para reducir en 25% para 2025 la brecha entre hombres y mujeres de la participación en la fuerza de trabajo.

Este año, previo a la Cumbre del G20 de este año, realizada en Hamburgo, Alemania, un grupo de veinticuatro jóvenes –representantes de estas economías–, incluida la mexicana Mariana Vieyra, se reunieron para analizar, dialogar y firmar un documento dirigido a las veinte economías más poderosas del mundo para trabajar y cumplir con los compromisos en pro del trabajo femenino de la reunión de hace tres años.

La delegada mexicana en G(irls)20, estudiante de Relaciones Internacionales en el Tec de Monterrey, Campus Querétaro, compartió las problemáticas de las mujeres en México para integrarlas al trabajo así como su experiencia e ideas para su empoderamiento a través del arte.

"En G(irls)20 buscamos cómo transformar nuestra comunidad a través del empoderamiento y fomento de la participación de las mujeres en la situación laboral. Mi proyecto se enfoca a que las mujeres descubran su potencial a través de actividad artísticas”.

Con tan sólo 23 años, Mariana Vieyra ha colaborado y estudiado en organismos e institutos internacionales dedicados a estudiar las causas y consecuencias de los problemas económicos y la educación. Esa experiencia le ha permitido a iniciar un programa de empoderamiento femenino a través del arte.

El año pasado inició la impartición de una serie de talleres dirigidos a niñas y mujeres adultas sobre la historia del arte mexicano en el siglo XX en Querétaro. "Conté la historia de María Izquierdo y cómo ella logró destacar como pintora dejando atrás los estereotipos(…) y fue sorprendente cómo despertó la llama de la curiosidad”, cuenta a Tec Review.  "Me hacían preguntas, ¿cómo lo hizo?¿por qué las mujeres no pintaban antes (…). Necesitamos hacer que las mujeres sientan y sepan que sí son suficientemente buenas para hacer cualquier cosa que se propongan”.

Este trabajo y experiencia, le permitió formar parte de la octava Cumbre G(irls)20 celebrada en Múnich, Alemania del 16 al 23 de junio pasado, que en esta ocasión centró sus discusiones en tres ejes fundamentales: migración, energía y cambio climático; y economía y tecnología. 

"Un problema generalizado en el mundo es la migración por la falta de empleos. Millones de mujeres se mudan de país y tienen que dejar a sus hijos en casa, y esto no sólo implica el abandono de los núcleos familiares, sino de asesinatos, violencia y discriminación”, destaca la alumna del Tec.

En cuanto al cambio climático "las mujeres no están conscientes de los problemas que implica para sus labores en la agricultura, en la sustentabilidad de sus negocios”. Respecto al tema de economía y tecnología destacó el hecho de los miles de empleos informales en México y que podrían ser mejores si los gobiernos los regularan y pudieran proporcionar las tecnologías que se necesitan para realizar mejor su trabajo. 

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en 2016, 29.1 millones de personas tiene un empleo informal, cifra que representa más de la mitad de la población ocupada.

"Mucha tecnología con la que contamos en México, por ser una gran economía, y que no estamos aprovechando al máximo, provoca que muchas mujeres no estén aprovechando su máximo su potencial”, destacó sobre las problemáticas nacionales compartidas en el G(irls)20.

 

El inicio de grandes sueños

 

Para llegar a Alemania, Mariana se preparó durante varios meses, para conocer cómo se vive en cada país integrante del G20, desde sus políticas laborales hasta de inclusión. Una vez en Múnich, participó en talleres de capacitación de negociación con políticos, marketing, liderazgo y emprendimiento. Además, tuvo la oportunidad de tener mentorías internacionales que le han permitido tener una idea más clara de lo que hará en México para perseguir el deseo de empoderar a las mujeres.

De los trabajos realizados entre las delegadas de cada país se genera un documento con una serie de recomendaciones dirigidas a los líderes mundiales y que se entrega durante la Cumbre del G20 a los representantes de cada país.


Uno de los puntos más fuertes en el comunicado, destaca Vieyra, es la necesidad de ayudarse de la educación para involucrar a las mujeres en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. 

"En lo que todas estuvimos de acuerdo es que necesario quitarnos de la mente que solo los hombres pueden estudiar ingeniería, que solo pueden estudiar mecatrónica, robótica. La mayoría de los hombres está en ingeniería, y que si una mujer está en ingeniería va ser rechazada por su género”, destacó. 

Los primeros pasos 

A su regreso a Querétaro, después de un voluntariado que realizará este verano en España, Mariana se dedicará a encontrar los mejores mentores en distintas áreas "para tener un proyecto que sea mucho más tangible, establecido y que podamos tener un alcance mucho más largo”.

"Necesito mucho conocimiento, de gente que haya realizado algún proyecto similar en México. Necesito expertos que nos hablen de una forma que rompa esquemas, que no sea una simple charla, que nos hablen desde lo más básico sobre nuestros derechos, iniciando como humanos, hasta como mujeres en la fuerza laboral del mundo.

Compartir.