El despertar

Por Jóse Agustín Ortiz Pinchetti

 

El objetivo de Morena/AMLO no es sólo ganar la Presidencia en 2018. Su meta es mayor, mucho más ambiciosa y difícil: reabrir las puertas a la democracia, a la que sólo en breves momentos nos hemos acercado, Pedro Salmerón ( La Jornada 3/5/2016). El intento reciente se canceló con el fraude de 2006.

Hay indicios de que el líder y su partido van por buen camino. Esto coincide con los pronósticos más efectivos. Para empezar, destaca la capacidad de sobrevivir. Después de dos derrotas en comicios tramposos y de una campaña permanente de desprestigio y numerosos golpes, AMLO está aún enmedio del escenario. El PRI tiene un millón de años, el PAN casi 80 y el PRD 25. Morena, sin cumplir dos años de registro, es la tercera fuerza nacional y la primera en la capital. AMLO tiene varios puntos de ventaja sobre sus rivales y una aceptación de 33 por ciento; gana en todas las combinaciones, pero sobre todo en capacidad política, congruencia, gestión de gobierno y honestidad, lo que hace contraste espectacular con casi todos los demás personajes y partidos. Es el único con credibilidad para iniciar una campaña contra la corrupción/impunidad, eje de la competencia presidencial. El único al que después de la más profunda inquisición, nadie puede acusarlo de estar involucrado en cochupos.

El mejor debut de la izquierda que se recuerde. La sorpresa de 2016 es que en los estados donde Morena apenas tiene estructura elemental han aparecido varias figuras que compiten por la gubernatura: Oaxaca, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

El prestigio de AMLO/Morena se nutre con la descomposición del sistema del que son los únicos opositores. El presidente EPN es reprobado por 70 por ciento de la opinión pública. El gobierno cada día demuestra su incapacidad para poner freno a la violencia y al saqueo. El PAN dejó el poder para sumirse en la mediocridad; tiene que acudir a la candidatura de una gentil dama cuyo único mérito es ser esposa de quien desencadenó la guerra interna. El PRD quedó atrapado al subirse al mismo barco del gobierno y cohonestar sus reformas estructurales, que ya están demostrando graves desventajas.

El peor obstáculo de AMLO/Morena es su enemistad con la oligarquía y un voto negativo que llega a 28 por ciento. Sus desafectos lo son en su mayoría de modo irracional. Lo ven como una amenaza demoniaca. De ahí la dificultad de vencer esa resistencia.

Otro gran obstáculo es interno.

Compartir.