La CNTE Sonora es del “memo” Padrés

Gilberto Armenta

El reino de los sátrapas

David Guadalupe Valenzuela ha demostrado que no hay interés alguno de su parte,  por mantener una mesa de diálogo con el gobierno estatal.

Aunque esa sea la consigna principal que los ha movido en los últimos días a manifestarse de distintas maneras.

Esa mesa, según se ha manejado por los poco más de 80 maestros disidentes en Sonora, debería servir, en un plano ideal, para que se gestionara la reintegración de las plazas como maestros, mismas que perdieron al negarse a la evaluación nacional.

Sin embargo, a Dios le están rogando, pero con el mazo se gozan pegando.

Y es que la CNTE estatal permitió que el grupo de disidentes con sus actos demostraran, que lo que quieren en realidad es confrontación y no diálogo, problemas y no solución.

Mire usted.

El pasado 18 de marzo, bajo el esquema “Movilización Nacional Sonora”, los disidentes presumieron esta especie de lema o pliego petitorio bajo el brazo:

“No al cese, no a la evaluación punitiva, alto a la represión, por la educación pública, contra las reformas estructurales”. 

Si piensan que esas peticiones son inteligentes, poco se entiende porque son maestros.Ese día, el 18 de marzo, se manifestaron sin problema en la Plaza Emiliana de Zubeldia, y desde ahí marcharon hasta Palacio de Gobierno.

Durante todo el trayecto desquiciaron el tráfico, lanzaron consignas, y cantaron y danzaron sin que nadie se

los prohibiera.

¿Y aún así piden un alto a la represión?

Cuando llegaron ahí, a Palacio de Gobierno, ya el grupo venía polarizado. Tal vez esperaban la provocación o la represión de las autoridades que los acompañaron en la marcha referida.

Son experto en provocar para ser atacados,  luego se victimizan.

Pero ese día no fue así.

Llegaron tranquilos hasta la Plaza Zaragoza, y ahí, micrófono en mano, lanzaron cuanto improperio se les antojó.

Culparon a la gobernadora Claudia Pavlovich de represora ¡!, al gobierno estatal de estar cerrado al diálogo ¡!, y a EPN y Aurelio Nuño de su desgracia ¡!

Mientras el micrófono pasaba de mano en mano, otros golpearon las maderas de las cuatro puertas con sus puños cerrados. Exigían les abrieran los accesos, y reclamaban ser no solo atendidos, sino que sus demandas fueran resueltas.

¿Las demandas?

Que les regresen sus plazas (que ya dijo la federación no recuperarán), que sus suspendan las evaluaciones

(que ya fueron finalizadas), y que la reforma educativa no avance más (que ya es ley).

Mientras tanto, David Guadalupe Valenzuela DGV, escoltado siempre por uno de sus hijos, caminaba de grupo en grupo partiendo plaza, atendía su celular y enviaba mensajes. A unos le decía una cosa, y a otros una distinta.

Pero a ninguno les decía la verdad.

Él es el único responsable de que 86 maestros estén hoy sin empleo, pero nunca aceptara esa responsabilidad.

¿Hasta cuándo debe la ciudadanía tolerar manifestaciones como las que esté tal Valenzuela promueve?

¿Hasta dónde deben los maestros (si acaso lo son), seguirle el juego?

Mire usted, hoy se sabe que Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Movimiento Regeneración Nacional, se ha acercado a la CNTE en Cd de México, para “entrar en acuerdos” con ellos.

Ese acuerdo es meramente político y electoral, ya que “el peje” pretende utilizar a los maestros disidentes, pertenecientes a la CNTE Oaxaca, para que le ayuden a ganar la gubernatura al candidato morenista Salomón Jara Cruz, en los comicios a celebrarse en ese estado el próximo 5 de junio.

Esta “coalición MORENA-CNTE” la protagonizó Andrés Manuel López Obrador y el ex líder de la CNTE nacional Azael Santiago Chepi.

Lo curioso, y lo que los 86 ahora ex maestros de la CNTE Sonora deben tomar en cuenta, es que el actual líder nacional de la coordinadora, Rubén Núñez, nunca se presentó a la cita, ni mucho menos firmó documento alguno.

Es decir, las coordinadoras estatales están convertidas en monedas de cambio, que sus líderes y ex líderes estatales intercambian al mejor postor.

En Oaxaca, el MORENA del “peje” les alcanzó al precio.

En Sonora, el grupo de ex funcionarios padrecistas están haciendo lo suyo por alcanzarlo, y ya la ex diputada

local Shirley Vázquez anda muy cerca de David Guadalupe Valenzuela.

Si bien es cierto que acá en Sonora los comicios son hasta el 2018, la venganza del padrecismo aún está vigente, y si en algo son expertos, es precisamente en permear acuerdos y negociaciones, y reventarlos desde el interior, como evidentemente está sucediendo ahora.

Y es que el pez por su propia boca muere, y si ya antes David Guadalupe Valenzuela había dicho que las negociaciones con la secretaria de gobierno claudillero, -en aras de establecer esa mesa de diálogo y mediación ante la federación-,  iban por buen camino, los últimos actos, con tintes vandálicos y desaseados, demuestran sin duda que el padrecismo fue más fuerte que la “férrea voluntad de lucha” del maestro jubilado David Guadalupe Valenzuela.

En Oaxaca, la CNTE es para el “peje”.

En Sonora, todo indica, la CNTE es para el “memo”.

 

elmensajero.mx TW @mensajero34 FB Elmensajero MX

 

Compartir.