Cuatro fuera del PAN, ¿quién sigue?

Cuatro fuera del PAN, ¿quién sigue?

Lo que ya era un secreto a voces dentro del panismo sonorense, ha sucedido por fin, y cuatro diputados panistas han sido separados de la bancada azul, e inexorablemente, Carolina Lara Moreno, Lisette López Godínez, y Sandra Hernández Barajas  serán expulsadas del partido, o ante la desigual circunstancia, podrían acabar renunciando. No olvide que Manuel Villegas Rodríguez ni siquiera es militante panista.

Las causas de esta decisión son interesantes, y es que pérdida de la confianza y ausencia de solidaridad, ya nada tienen que ver con el haber votado a favor del presupuesto y la línea de crédito del gobierno estatal.

Desde el día de esa votación, las líneas de discusión al interior de la bancada, se conectaron con las del comité estatal, y este a su vez, con las del nacional.

En este cruce de información, quedó claro que la consideración hacia los cuatro diputados en mención, era la de considerar que no contarían con su voto en adelante, y que no se les podían confiar planes de ninguna naturaleza.

Se ponía en riesgo pues, la estrategia del partido en sí, ante la posibilidad de que estos cuatro rebeldes, hubiesen negociado con la bancada y el partido de enfrente su posición de manera definitiva.

Lo que hizo la coordinación de la bancada, en manos de Moisés Gómez Reyna, fue lo correcto, aunque en la práctica se vea como una estrategia equivocada. Además, no fue decisión exclusiva de este diputado, porque ante la importancia de la misma, debió consensuarse desde ambos comités blanquiazules.

Debió ser sumamente difícil establecer primero, y aceptar después, que como bancada de oposición había ya muy poco que hacer en adelante, y que iniciar un nuevo periodo de sesiones ordinarias, con la posibilidad de perder todo ante la posición que los cuatro diputados en mención tomaron, era en sí, un riesgo innecesario.

Durante poco más de dos meses, de diciembre a la fecha, las señales de exclusión para estos cuatro fueron muy claras. No había negociación ni consideración de ninguna naturaleza.

Luego entonces, perdidos ya los intereses políticos que como bancada se podían alcanzar, había que defender y cuidar al menos, los intereses partidistas, y por supuesto, los de grupo como diputados de oposición.

Con esta decisión, el Grupo Parlamentario del PAN pierde todas las riendas al interior del Congreso. Ya no existe la posibilidad de presionar las decisiones con el consabido quórum legal, y su voto en contra de lo que sea, ya será solo para el registro.

Así, de primera y somera mano, el PRI tiene control absoluto, ya que tendrá mayoría simple y calificada

Pero, aun falta por establecer con exactitud cuál será la posición que estos cuatro diputados separados de su bancada, tomen en adelante.

Para empezar, legalmente, no podrán conformarse como bancada, o como mini bancada como ya se les llama. Si acaso, serán un bloque interesante, que dependiendo de cómo se muevan entre sí, podrían representar esa absoluta ventaja para el PRI. O para el PAN.

¿Periodo de vacas escandalosamente gordas para este bloque? Habrá que estar muy pendientes de ellos.

Pero retomando la actual posición y condición del grupo panista, llama la atención la abstención de la diputada Célida López Cárdenas, quien curiosamente decidió no votar a favor ni en contra de la separación ya mencionada.

En diciembre, fue la más recalcitrante promotora de la expulsión de los cuatro, y hoy, aparenta ser la más conciliadora.

¿Buscará ser, en determinados momentos, el enlace entre los cuatro y el resto del equipo? La especie podría funcionar al menos con Lissete López y Sandra Hernández.

En este sentido se dice también que el comité estatal será el enlace entre las acciones legislativas de estos cuatro, y el propio Congreso Local. No se ve como un partido político, de manera abierta, pueda intervenir en el Poder Legislativo.

Además, existe la posibilidad de que diputados que aún están en el grupo de los nueve, empiecen a seccionarse del mismo con el paso de los días.

Mire Usted:

Angélica Payán García, ex funcionaria padrecista, podría estar en expedientes de investigación de la Contraloría Estatal y/o de la Fiscalía Anticorrupción. Además, Omar Gutiérrez Landavazo, su yerno, es funcionario estatal actualmente.

¿Conflicto de intereses? Usted puede determinarlo con facilidad.

Por otro lado, Armando Gutiérrez, Carlos Fu, Célida López y Javier Dagnino, en el marco de sus aspiraciones políticas rumbo al 2018, han dado muestras de que no seguirán las reglas de operación, y que buscarán, por encima de su responsabilidad como diputados, alcanzar las candidaturas que están buscando desde hace meses. ¿Sálvese quien pueda?

La coordinación hizo lo correcto, es verdad.

La aplicación de los protocolos, buscando el fortalecimiento futuro era necesario.

Tal vez el precio a pagar resulte demasiado caro, pero como se dice por ahí, si no duele no sirve.

 

Gilberto Armenta

El reino de los sátrapas

elmensajero.mx TW @mensajero34 FB Elmensajero MX

 

Compartir.